Quiénes somos Federaciones Noticias Buscador Revista LOS GAUCHOS Radio SEÑAL GAUCHA Contáctenos Webmaster
Búsqueda avanzada Agregar a Favoritos Hacer página de inicio  
   Inicio
   Radio Señal Gaucha
   Quiénes somos
   Presencias y Logros
   Federaciones
   El Gaucho
   Regiones Gauchas
   Comidas Típicas
   Humor
   Caballos
   Libros
   Música
   Artesanías
   Gauchadas
   Calendario
   Fotos
   Postales Gauchas
   Glosario
   Agradecimientos
   Correo del Lector
    Contáctenos



 
El Gaucho
Música | Regiones Gauchas | Federaciones
Historia Características Artículos  
Dr. Adolfo Caballero
"La Tradición"
por el Dr. Adolfo Caballero, Presidente de la CGA

CONCEPTO

No crea la audiencia que es fácil definir el concepto de la palabra TRADICIÓN. Pero este, por ahora es mi problema, y empecemos por el principio: Desde el punto de vista etimológico, proviene la palabra del latín: “traditio”, define el diccionario de la Lengua Española. Y agrega: “trasmisión de noticias, composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha trasmisión de generación en generación. Otra acepción: Doctrina, costumbre etc. conservado en un pueblo, por trasmisión de padres a hijos. Otra: elaboración literaria, en prosa o verso, de un suceso trasmitido por tradición oral.”

NICOLAS AVELLANEDA sintetizó el concepto en un pensamiento ya celebre en el mundo tradicionalista: “Los pueblos que olvidan sus tradiciones pierden la conciencia de su destino; mientras que los que se apoyan sobre tumbas gloriosas son los que mejor preparan su porvenir”.- Es un pensamiento que abarca, no solo al tradicionalismos, comprende a todo el acervo cultural de un pueblo, y de esto precisamente se trata. Conocer a un pueblo por sus costumbres, modos de vida, religión, hábitos laborales, formas de divertirse etc. etc.-

Nuestro Presidente Fundador, Comodoro ® JUAN JOSE GÚIRALDES, gustaba citar una definición del Papa Pío XI (Paccelli), quien dirigiéndose a un grupo de intelectuales que le visitaba les dijo: “Tradición es destacar, resaltar, y hacer sobresalir lo más noble de una cultura.”
JOSE HERNÁNDEZ en carta a quien prologa la primera edición de “El Gaucho Martín Fierro”, su amigo Zoilo Miguens, le dice que se ha propuesto definir “el modo de ser, de sentir, de pensar y de expresarse que le es peculiar.-

En 1968 en los pagos de Areco, Güiraldes hizo conocer una definición que sintetizó el basto conocimiento que tenía sobre el tema: “La tradición no es un recuerdo melancólico del pasado, sino un proceso permanente que no termina nunca. Los pueblos hacen hoy su tradición del mañana.”.-
Es un hecho reconocido que los pueblos con identidad, son fuertemente tradicionalistas, los que les permite una mejor conquista del mundo que les rodea, penetran mejor para obtener logros cuando comercializan.-
En efecto, si observamos a las Grandes Naciones dominantes del mundo, vemos que simplemente son fuertemente tradicionalistas. EEUU., CHINA, JAPÓN, LA VIEJA EUROPA etc. Los pueblos dominantes terminan por inculcar al dominado sus hábitos, costumbres, formas de vida, de vestir, de cantar etc. Y esto es precisamente lo que nos está pasando.

Recorramos en una rápida mirada al mundo que nos rodea. Parece ser que todos nuestros jóvenes se visten en la misma tienda! Si recorremos nuestro vasto territorio, va a ser difícil que sepamos que tipo de hombre vemos, pues se visten todos iguales, da la impresión que estamos en una gran nación “globalizada” Se está perdiendo nuestra identidad. Y esto es precisamente lo que tratamos de inculcar a los nuestros a través del movimiento gaucho organizado: defender, sostener, afianzar nuestras gloriosas tradiciones, para que, apoyados en ellas nos proyectemos hacia el futuro de grandeza para el cual estamos signados.-

Pensadores cristianos, como Francisco Orellano, cuando analiza el tema, afirma: “Tradición es apoyar un pie en el pasado para poner el otro en el futuro. Los pueblos que desean progresar, vuelven los ojos a los hechos de su historia y remontando río arriba el cauce de la tradición nacional, llegan hasta los hontanares mismos de la vivencia patria.” Y agrega, el alma nacional, informa ancestralmente, la vida, la cultura y el progreso del Pais.”

Como Uds. saben, cada pueblo tiene su tradición. La nuestra tiene su iniciación en la raíz aborigen de sus primeros moradores. Al arribo de las primeras expediciones conquistadoras, esa sangre indígena, se mezcló con la española y de esa fusión cobró vida un clásico arquetipo: EL CRIOLLO. El fue quien pacientemente, comenzó a fomentar el ideal de una nacionalidad libre de toda dependencia. Esta corriente se hizo cada vez mas firme y al aparecer en nuestra historia la figura del GAUCHO, ese ideal, cobró enorme proporción. La consecuencia histórica fue que este centauro de las pampas, y agrego, de las cordilleras, galopo la inmensa extensión de la América del Sur, gritando e imponiendo la LIBERTAD a los pueblos hermanos, pues para ellos, LA AMERICA ERA UNA SOLA! Las fronteras políticas que ahora conocemos para ellos no existían. El macizo de Los Andes para ellos era como sino existiera, más bien los unía. Y esto desde la mas remota antigüedad. Sabido es que los pueblos indígenas se comunicaban permanentemente, había un cordón umbilical con las cordilleras, que, lamentablente, los hombres actuales lo hemos roto.- Antiguamente hasta las pasaban pasaban caminando!
Recuerdo en los años sesenta a una familia chilena que pasó por Agua Negra, a 4.700 mts. de altura, caminando, buscando trabajo en estas tierra “por el pasto y las herraduras!!”.-
Por esta simple razón, HAY GAUCHOS EN TODO EL SUR AMERICANO!

Pero volvamos a nuestro origen aborigen. Quien nos trae a la memoria un relato apasionante es el genial SARMIENTO en su libro RECUERDOS DE PROVINCIA. Es mismo Sarmiento que muchos, sin razón denostan cuando al gaucho se refieren, es porque no conocen en plenitud su obra, es el primer autor que reivindica la figura legendaria del gaucho y lo proyecta al mundo con perfil de HEROE. Mas adelante hablaremos un poco de este candente tema..-

UNA BOLEADA

“Nada ha alterado la conducta de los huarpes, sino la introducción del caballo. Últimamente, hacia las cordilleras, se alimentaban de la caza de los guanacos, que pacen en manadas la gramilla de los faldeos. Hasta hoy se conservan tradicionalmente las leyes y formación de la gran cacería nacional que practicaban los huarpes todos los años. En los primeros meses de primavera, cuando los guanacos se preparaban a internarse en las cordilleras, humedecidas y fertilizadas por el agua de los deshielos, córrese la voz en Jáchal, Huandacol, Calingasta y demás parajes habitados, señalando el día y el lugar donde ha de hacerse la reunión para la grande cacería. Los jóvenes y mocetones acuden presurosos, trayendo consigo sus mejores caballos, que han estado de antemano preparando para aquella fiesta en que han de lucirse, y quedar pagadas en reses muertas la destreza del jinete, lo certero del pulso para lanzar las bolas, y la seguridad y ligereza del caballo.- El día designado vencen llegar a una espaciosa llanura los grupos de jinetes, los cuales, reunidos a caballo, tienen consejo para nombrar al juez de la caza, que los es el indio más experimentado, y trazar el plan de las operaciones. A su orden se divide su dócil y sumisa comitiva en los grupos que el dispone, los cuales se separan en direcciones diversas. Cuales a cerrar el boquete de una quebrada, cuales a manguear las manadas de guanacos hacia la parte del llano donde ha de hacerse la correría.

Dos dias después los polvos que levantan los fugitivos rebaños, indican la aproximación del momento tan deseado. Los cazadores toman distancias, cuatro pares de libes, ligeros cuanto basta para bolear guanacos, empiezan con gracia y destreza infinita a voltejear a un tiempo en torno de las cabezas de los jinetes. Huyen los guanacos despavoridos, sueltan a escape los caballos, sin aflojarles la rienda, por temor a las rodadas que son mortales a veces, pero que el indio evita, aunque cuente de seguro salir parado, por temor de quedarse atrás, y cuando los más bien montados han logrado ponerse a tiro, cuatro pares de bolas parten de una misma mano, ligando una en pos de otra tantas reses de montería. Otros cuatro pares de bolas reemplazan a la carrera del caballo las que ya fueron empleadas, y el cazador diestro puede asegurar así diez, quince y aun más guanacos en la correría. Si la provisión de bolas se ha agotado, salta listo a la tierra, ultima su presa, desembaraza los libes, y saltando de nuevo sobre el enardecido redomón se lanza tras la nube de polvo, los gritos de los cazadores y los relinchos de los caballos, hasta lograr si puede tomar posiciones. Suelen ocurrir una o dos desgracias por las caídas; vuelven los cazadores a reunir sus reses, que cada uno reconoce por las bolas que las amarran; y si acontece alguna disputa, lo que es raro, pues es inviolable la propiedad de cada uno, el juez de la caza la dirime sin apelación. Vuelven los grupos a dispersarse en dirección a sus pagos; las mujeres aguardan con ansias los cueros de guanacos cuya lana sedosa están ya viendo en ponchos de listas matizadas, sin contar con la sabrosa carne que va a llenar la despensa, cuidado primordial de toda ama de casa. Los chicuelos hacen mil fiestas a un cerbatillo que cayó el primero en poder de los cazadores, y los alegres mocetones cuentan, en interminable historia, todos los accidentes de la caza y las rodadas que dieron, y las paradas”.- (D.F. Sarmiento: Recuerdos de Provincia (1843, pag. 49 y 50; imprenta Mariano Moreno, Bs.As., 1896).-

GABRIEL TABOADA en su conocida obra EL GAUCHO luego de una prolija investigación en los antecedentes literarios del tema que nos ocupa, concluye, y sin lugar a dudas, que SARMIENTO, fue el primero en nuestra historia en darle al gaucho ese perfil de mito, orgullo de la argentinidad, que supo trascender las fronteras y hacernos conocer en el mundo entero.-
Este autor citando a Sarmiento, quien describe al gaucho con una pincelada genial dice: “Es preciso ver a estos españoles, por el idioma únicamente y por las confusas nociones religiosas que conservan, para saber apreciar los caracteres indómitos y altivos que nacen de esta lucha del hombre aislado con la naturaleza salvaje, del racional con el bruto; es preciso ver a estas caras cerradas de barbas, estos semblantes graves y serios como los de los árabes que les inspira la vista del hombre sedentario de las ciudades, que puede haber leído muchos libros, pero que no sabe aterrar a un toro bravío y darle muerte, que no sabrá proveerse del caballo a campo abierto, a pie y sin auxilio de nadie, que nunca ha parado a un tigre, recibiéndolo con un puñal en la mano y el poncho envuelto en la otra para metérselo en la boca mientras le traspasa el corazón y lo deja tendido a sus pies. Este habito de triunfar en las resistencias, de mostrarse siempre superior a la naturaleza, de desafiarla y vencerla, desenvuelve prodigiosamente el sentimiento de la importancia individual y de la superioridad DE LOS ARGENTINOS, de cualquier clase que sean, civilizados o ignorantes, tienen una alta conciencia de su valor como nación; todos los demás pueblos americanos les hechan en cara esta vanidad, y se muestran ofendidos de su presuncion y arrogancia. Creo que el cargo no es del todo infundado, y no me pesa de ello.- ¡Hay del pueblo que no tiene fe en si mismo! Para ese no se han hecho las grandes cosas! Cuanto no habrá podido contribuir a la independencia de una parte de la América la arrogancia de estos gauchos argentinos que nadan han visto bajo el sol mejor que ellos, ni el hombre sabio, ni el poderoso! El europeo es para ellos el último de todos todos, porque no resiste a un par de corcovos de caballo! Si el origen de esta vanidad nacional en las clases inferiores es mezquino, no son por eso menos nobles las consecuencias, como no es menos pura el agua de un río, porque nazca de vertientes cenagosas e infectas....añádase que desde la infancia están habituados a matar las reses, y que este acto de crueldad necesaria los familiariza con el derramamiento de sangre, y endurece su corazón contra los gemidos de las victimas”.-

Pero sigamos deleitándonos con esta impecable descripción de nuestro arquetipo: “El gaucho esta armado del cuchillo que ha heredado de los españoles; esta peculiaridad de la península, este grito característico de Zaragoza ¡guerra a cuchillo! Es aquí mas real que en España. El cuchillo a mas de un arma, es un instrumento que le sirve para todas sus ocupaciones; no puede vivir sin él, es como la trompa del elefante, su brazo su dedo, su todo. El gaucho, a la par del jinete, hace alarde valiente, y el cuchillo brilla a cada momento, describiendo círculos en el aire, a la menor provocación alguna, sin otro interés que medirse con un desconocido; juega a las puñaladas como jugaría a los dados.- Tan profundamente entran estos hábitos pendencieros en la vida intima del gaucho argentino, que las costumbres han creado sentimientos del honor y una esgrima que garantiza la vida. El hombre de la plebe de los demás Paises toma el cuchillo para matar, y mata; el gaucho argentino lo desenvaina para pelear, y hiere solamente....su objeto es solo “marcarlo”,darle una tajada en la cara, dejarle una señal endeleble.”

“En cuanto a los juegos de equitación, bastaría indicar uno de los muchos en que se ejercitan, para juzgar el arrojo que para entregarse a ellos se requiere. Un gaucho pasa a todo escape por enfrente de sus compañeros. Uno le arroja un tiro de bolas que en medio de la carrera maniata al caballo. Del torbellino de polvo que levanta éste al caer, vése salir al jinete corriendo, seguido del caballo a quien el impulso de la carrera interrumpida hace avanzar obedeciendo a las leyes de la física. En este pasatiempo se juega la vida y a veces se pierde.”.-

Estas inigualables paginas son un alegato vibrante en defensa de nuestro gaucho que justifican con largueza algunas críticas fundadas que hiciese el sanjuanino contra los gauchos malos.-
Sigamos incursionando en nuestras mas gloriosas tradiciones. Carlos ´Darwin, en 1834, en ocasión de recorrer estas tierras, en su diario, describe al personaje gaucho que mas le impresionó EL RASTREADOR...”Una vez caía yo de un camino de encrucijada al de Bs.As., y el peón que me conducía echó como de costumbre la vista al suelo. “Aquí va –dijo luego- una mulita mora muy buena...ésta es la tropa de N. Zapata...; es de muy buena silla...va ensillada—ha pasado ayer...” Este hombre venía de la sierra de San Luis; la tropa volvía de Bs.As., y hacía un año que el había visto por última vez la mulita mora, cuyo rastro estaba confundido con el de toda una tropa en un sendero de dos pies de ancho.

SARMIENTO describe con un realismo patético al RASTREADOR CALIBAR...”Yo mismo he conocido a Calibar, que ha ejercido en una provincia su oficio por mas de cuarenta años consecutivos. Tiene ahora cerca de 80 años, encorvado por la edad, conserva sin embargo, un aspecto venerable y lleno de dignidad: “Yo ya no valgo nada, ahi estan los niños”.-
Esta expresión “los niños” referida a los hijos, aún hoy se emplea en nuestro campo, esto es un ejemplo de tradición oral....

Vaya un linda historia del recordado Calivar: “El año 1830, un reo condenado a muerte, se había escapado de la cárcel. Calibar fue el encargado de buscarlo. El infeliz, previendo que sería rastreado, había tomado las precauciones que la imagen del cadalso le sugirió. ¡Precauciones inútiles! Acaso le sirvieron para perderle, por que comprometido Calibar con su reputación, el amor propio ofendido, le hizo desempeñar con calor una área que perdía a un hombre, pero que comprobaba su maravillosa vista. El prófugo aprovechaba todos los accidentes del suelo para no dejar huellas; cuadras enteras había ido pisando con la punta del pie; trepabase enseguida a las murallas bajas, cruzando un sitio y volvía para atrás. Calibar lo seguía sin perder la pista; si le sucedía que extraviaba el rastro, al hallarlo de nuevo exclamaba:”Donde te mi-as-dir!!”Al fin llego a una acequia de agua en los suburbios, cuya corriente había seguido aquel para burlar al rastreador. ¡Inútil! Calibar iba por las orillas sin inquietud, sin vacilar. Al fin se detiene, examina unas hierbas, y dice: “por aquí ha salido no hay rastro, pero estas gotas de agua en los pastos lo indican!” Entran en una viña; Calibar reconoció las tapias que la rodeaban y dijo: “Adentro está”. La partida de soldados se cansó de buscar y volvió a dar cuenta de la inutilidad de las pesquisas. “No ha salido”, fue la breve repuesta que, sin moverse, sin proceder a nuevo examen dio el rastreador. No había salido, en efecto, y al día siguiente fue ejecutado.”

En FACUNDO, Sarmiento describe muy bien a los distintos tipos de gauchos conocidos, y así describe al BAQUIANO, EL GAUCHO MALO, EL BUENO, EL CANTOR, EL RASTREADOR, todo esto le permite afirmar a BONIFACIO DEL CARRIL en su conocida obra EL GAUCHO, cuando comenta EL FACUNDO, que Sarmiento cuando describe magistralmente a nuestro arquetipo: “Lo hizo, no solo con notable calidad literaria, sino con auténtico cariño hacia el personaje. El nombre del gaucho malo, que Sarmiento distingue claramente de los “buenos gauchos” (con sus palabras textuales), es temido, pronunciado con respeto...”.-

BASES DE LA TRADICIÓN NACIONAL

A nuestro humilde entender, y conformes con los trabajos de investigación llevados a cabo por la CGA. Tres son las bases en que se asienta el andamiaje de nuestra rica tradición nacional: una, EL FACUNDO (1834), EL MARTÍN FIERRO (1872) y DON SEGUNDO SOMBRA (1927), a esto se le suma la fuente inagotable de los aportes de las distintas regiones gauchas de este inmenso País.

Quiso el destino que conociese en San Juan durante este último otoño, a un profesor de la Universidad de Berlín, el Dr. BERTHOLD ZILLY (Dr. en Filosofía, especialista en literatura e historia americana). Venía siguiendo la huella de un escritor argentino, de una Provincia, San Juan, que se llamaba D. F. Sarmiento, pues en sus estudios sobre el origen del goucho brasileño, uno de los mas respetados y antiguos autores de ese Pais, afirmaba que se había basado todo en la literatura gauchesca que nace con Sarmiento, en su libro Facundo, por eso venía a conocer en persona la tierra del discutido y famoso personaje.

EL GAUCHO CARRERO.- PRECURSORES DEL CAMINO A CHILE

Como todos saben en estos momentos se estudia la posibilidad de unir el MERCOSUR a través de un túnel por Agua Negra, Iglesia, San Juan. Veamos como la historia, preñada de tradiciones se anticipó a la realidad actual. La historia del carro sanjuanino o carro andino, tirado por eficientes mulas en vez de cansinos bueyes, tiene un episodio singular: el cruce de la cordillera desde Coquimbo a San Juan, hazaña lograda, jamás igualada, por don INDALECIO CASTRO en 1869, según el Dr. Marín Navarro en su libro “Contribución al estudio de la historia vitivinícola Argentina”.-

El viaje se realizó desde Copiapó. La caravana constaba de una tropa de carros y dos carruajes menores. Después de detenerse en Maricunga, entro en territorio sanjuanino por el paso de Peña Negra.- Hubo que vencer grandes dificultades, como es de imaginar, que obligaron en cierto momento a desarmar los vehículos y volverlos a armar, una vez superados los escollos del sendero. El camino, o mejor dicho la senda cordillerana fue imposible de continuar por lo que la caravana se debió desplazar a territorio riojano por el Portezuelo El Leoncito, descendió por las márgenes del río de La Troya para llegar a Guandacol desde donde la tropa se dirigió a Jáchal y finalmente a nuestra ciudad.-

Algunos de los vehículos fueron adquiridos por la firma Serú, Maurín y Ruiz, que tenían la tropa de carros más importante de la época y realizaban viajes regulares a Rosario y Bs.As. hasta que el servicio fue desplazado por el Ferrocarril Andino en 1.885.-

DIA DE LA TRADICIÓN

La idea originaria fue del entonces Intendente de San Antonio de Areco, Don JOSE “PEPE” ANTONIO GUIRALDES, esto fue a finales de 1830, padre del Comodoro ® JUAN JOSE GUIRALDES, nuestro Presidente Fundador, quien conjuntamente con la Agrupación Bases de LA PLATA, cuya sede era la antigua casa que perteneció al conocido poeta Almafuerte (Pedro B. Palacios) dieron luz al proyecto de ley que seria sancionada por unanimidad el 18 de agosto de 1939 por la Legislatura de Provincia de Bs. As. Con el nº 4756, la que en su art. 2º dice: “ En dicho día se daría en todas las escuelas provinciales públicas de la Provincia clases alusivas sobre arte, ciencia, música nativa y con especialidad sobre “Martín Fierro”, el inmortal poema de Hernández. La emisora oficial de radio propagará exclusivamente música autóctona. En el Parque Criollo Ricardo Güiraldes, museo de Luján, y otros sitios adecuados, el Poder Ejecutivo organizará fiestas de carácter regional.” Luego las Provincias se fueron adhiriendo, y en todos los rincones de la Patria se celebra el 10 de noviembre, nacimiento de Hernández, el DIA de la Tradición.-

En ese día los gauchos festejan demostrando el quehacer en sus tareas rurales, enlazando, pialando, boleando, volteando novillos de las guampas, etc., como se ve, no “paran” como hacen los gremios de otras actividades, siguen trabajando, pero divirtiéndose, como dijo Fierro: “Aquello no era trabajo,/ más bien era una función, / y después de un buen tirón / en el que uno se daba maña, / pa’ darle un trago de caña / solía llamarlo el patrón.”

DIA NACIONAL DEL GAUCHO

Continuando con la labor de cultivar nuestras mas puras tradiciones, nuestro Presidente Fundador Comodoro ® JJ GUIRALDES, interesó al entonces Diputado Nacional ALBERTO ALBAMONTE, para que se instituyera como DIA NACIONAL DEL GAUCHO, el 06 de diciembre de cada año, aniversario de la primera publicación de EL GAUCHO MARTÍN FIERRO, nació asi la ley Nacional nº 24.303, sancionada el 15 de diciembre y promulgada el 30 del mismo mes del año .- Entusiasmado el legislador, cuando se empapó del tema gaucho, escribió un libro EL GAUCHO, NUESTRO ARQUETIPO.-

Este día tiene por objeto dedicar la jornada a la exaltación del gaucho como arquetipo de nuestra nacionalidad. Conferencias, ensayos, jornadas, debates, exposiciones y otros actos de similar naturaleza, serán el siempre debido homenaje al gaucho.-
La fecha elegida obedece al hecho que, al regreso de su exilio en Santa Ana do Libramento, nuestro poeta máximo regresó a Buenos Aires y se hospedó en el Hotel Argentina, en la esquina de 25 de Mayo, Rivadavia y el entonces paseo 9 de Julio, donde concluyó su obra El gaucho Martín Fierro. El 28 de noviembre de 1872 el Diario La República, anunció el libro que apareció públicamente en diciembre, editado por la imprenta La Pampa. El 6 de diciembre Hernández recibió los primeros ejemplares.- Esta es la razón de tomar como referencia el DIA mencionado, la primera publicación del texto inmortal.-


Dr. Adolfo Caballero
Presidente
Confederación Gaucha Argentina

Volver a Artículos
Señal Gaucha - Radio por Internet
  COLABORADORES
  RIFA MILLONARIA
  Libros - Novedades

Presente de Gauchos en Provincia de Buenos Aires
por María Cecilia Pisarello
155 páginas

  Música - Novedades


"LOS ARRIEROS DE SALTA"
Los Arrieros de Salta (Un Canto a Nuestra Tierra)

  Email: correo@confederaciongaucha.com.ar | Contáctenos | Estadísticas Ir Arriba 
 © Copyright 2003-2017 Alejandro Salvatierra  
Optimizado para una resolución de 800x600 píxels utilizando Internet Explorer 5.x y versiones posteriores.
Sitio diseñado por Alejandro Salvatierra
Golem Solutions
Inicio | Noticias | Federaciones | Suscripción | Webmaster | Contáctenos