Quiénes somos Federaciones Noticias Buscador Revista LOS GAUCHOS Radio SEÑAL GAUCHA Contáctenos Webmaster
Búsqueda avanzada Agregar a Favoritos Hacer página de inicio  
   Inicio
   Radio Señal Gaucha
   Quiénes somos
   Presencias y Logros
   Federaciones
   El Gaucho
   Regiones Gauchas
   Comidas Típicas
   Humor
   Caballos
   Libros
   Música
   Artesanías
   Gauchadas
   Calendario
   Fotos
   Postales Gauchas
   Glosario
   Agradecimientos
   Correo del Lector
    Contáctenos



 
Argentina, 14 de Octubre del 2010  

"Usos y Costumbres del Huarpe" 
De: Nicanor Larrain
Tiempo de lectura: 10´ | 5012 lecturas.
  Foto
+ Ampliar imagen

  Fotos Relacionadas
 
Ampliar
 
Ampliar
 
Ampliar

Según Ovalle, que estuvo en Cuyo varias veces, los huarpes eran de alta estatura, mas velludos y barbados que los de Chile, suaves de trato y muy industriosos, especialmente en los tejidos de paja de que hacían vasos que podían contener agua. Se pintaban los rostros con un color verde inseparable de su tez por estar penetrado en ella, lo ordinario era pintarse solamente las narices, otros la barbas y labios, y otros, en fin, toda la cara, vestían decentemente así los hombres como las mujeres y era general el uso del cabello largo.

Son muy ligeros y constantes en la marcha, andando grandes distancias por escarpadas serranías. “Helos visto, dice Ovalle, subir y bajar los asperísimos montes de las Cordilleras como si fueran gamos, y no solo los hombres sino también las mujeres con sus hijos en las cunas, las cuales asidas a una ancha correa que atraviesan por la frente, las dejan caer por la espalda y con todo aquel peso que viene colgando de la cabeza sobre el cuerpo, caminan y siguen el paso de sus maridos con tanto desembarazo y agilidad que admira. Prueba bien esta ligereza y tesón que tiene esta gente en el andar, lo que me conto un Corregidor y Capitán General de aquella provincia”.

Los huarpes, si no eran tan guerreros como los indios de Chile, no dejaban absolutamente de serlo. Usaban el arco y la flecha que eran sus armas más comunes y los libes que manejaban con suma destreza. Esta arma se componía de dos bolas del tamaño de una naranja, una de piedra bien redondeada y otra de cuero en forma de pelota llena de una materia menos pesada que la piedra, y ambas unidas por una cuerda trenzada de nervios de toro.

Puesto el indio en un alto, tomando en la mano la bola más liviana, comienza a cimbrar la otra sobre su cabeza y tomada la puntería, la arroja con la certidumbre de maniatar las piernas del enemigo o del apresa que se ha propuesto tomar, en seguida baja de la altura con suma ligereza antes que la victima haya podido desembarazarse de sus ligaduras y concluye con ella.

También usaban los huarpes la bola perdida de que se servían con una destreza sin igual, esta consistía en una bola atada a una cuerda la que arrojaban lejos después de agitarla en el aire, llevando la dirección fija que se le daba y produciendo, aunque en menos escala, el mismo efecto que una bala de cañón en sus últimos rebotes, destrozando o contusionando fuertemente al enemigo que recibía su choque y quedaba en el suelo.

Extracto del libro: “El País de Cuyo”

De: Nicanor Larrain


Volver
   Imprimir esta nota Enviar esta nota por email a un amigo


Señal Gaucha - Radio por Internet
  COLABORADORES
  RIFA MILLONARIA
  Libros - Novedades

Presente de Gauchos en Provincia de Buenos Aires
por María Cecilia Pisarello
155 páginas

  Música - Novedades


"LOS ARRIEROS DE SALTA"
Los Arrieros de Salta (Un Canto a Nuestra Tierra)

  Email: correo@confederaciongaucha.com.ar | Contáctenos | Estadísticas Ir Arriba 
 © Copyright 2003-2017 Alejandro Salvatierra  
Optimizado para una resolución de 800x600 píxels utilizando Internet Explorer 5.x y versiones posteriores.
Sitio diseñado por Alejandro Salvatierra
Golem Solutions
Inicio | Noticias | Federaciones | Suscripción | Webmaster | Contáctenos