Quiénes somos Federaciones Noticias Buscador Revista LOS GAUCHOS Radio SEÑAL GAUCHA Contáctenos Webmaster
Búsqueda avanzada Agregar a Favoritos Hacer página de inicio  
   Inicio
   Radio Señal Gaucha
   Quiénes somos
   Presencias y Logros
   Federaciones
   El Gaucho
   Regiones Gauchas
   Comidas Típicas
   Humor
   Caballos
   Libros
   Música
   Artesanías
   Gauchadas
   Calendario
   Fotos
   Postales Gauchas
   Glosario
   Agradecimientos
   Correo del Lector
    Contáctenos



 
Argentina, 23 de Abril del 2014  

"SAN MARTÍN Y LAS CÁRCELES" 
Carlos Buscemi
Tiempo de lectura: | 1193 lecturas.
  Foto
+ Ampliar imagen

JOSÉ DE SAN MARTÍN FUE MUY RECTO, NO SÓLO EN SU CONDICIÓN DE CONDUCTOR MILITAR SINO TAMBIÉN EN EL TRATO DE LOS PRISIONEROS, TANTO DE GUERRA COMO CIVILES. HIZO MODIFICAR EL SISTEMA CARCELARIO DE LA ÉPOCA PARA MEJORAR LA SITUACIÓN DE LOS CAUTIVOS.

La epopeya sanmartiniana que configura una cruzada por la emancipación de América, tiene un matiz realmente conmovedor y poco conocido. Se trata de la preocupación del general como gobernante en Mendoza primero y en el Perú luego, por mejorar la situación de los presos. Se puede decir que sus medidas a favor de los desdichados que yacían recluidos en las tétricas cárceles de aquella época constituyen el Derecho Carcelario Argentino y Americano actual, salvo por el trabajo efectuado por Carlos García Basalo (subdirector del Servicio Penitenciario Federal) de hace ya algunos años.¡Cómo retrata el alma generosa de San Martín su preocupación por los presos!. Corre el año 1816.Siendo gobernador intendente de Cuyo, el 25 de marzo- día de la Anunciación- se dirige con carácter de suma urgencia al Cabildo de Mendoza mediante un oficio que exhala su angustia al enterarse de la desnutrición de los reclusos. Dice el texto:" Me ha conmovido la noticia de que a los encarcelados no se les suministra sino una comida cada veinticuatro horas. La transmito a V.S. a pesar del feriado, para que penetrado de iguales sentimientos propios de la conmiseración, se sirva disponer se les proporcione cena a horas que no altere el régimen de la cárcel. Aquel escaso alimento no puede conservar a unos hombres que no dejan de serlo por considerarlos delincuentes. Las cárceles no son un castigo sino el depósito que asegura al que deba recibirlo.". De esta manera, San Martín anticipaba en casi medio siglo el artículo 18 de la Constitución Nacional que expresa:" Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los presos detenidos en ellas". Era un hecho inusitado que el Gobernador, que estaba en la tarea abrumadora de crear el Ejército de Los Andes, se dirigiese al Cabildo en un día feriado por la alimentación de los presos. Dos días después el Cabildo le contestó: "Luego que este Cabildo recibió el oficio de V.S., en orden a la recomendación sobre la cena de los presos, aumentó igual porción de alimentos que les sirva de cena, que tomarán a la hora de recogerse. Queda remediada esta necesidad en los términos que se ha expuesto. Dios guarde a V.S.".

LOS BARROTES DE PERÚ

Esta gestión del Libertador marcó rumbos en el régimen carcelario del mundo de aquella época. Pero la preocupación de San Martín en este sentido se hizo más intensa cuando gobernó el Perú. Una idea de ello lo da un artículo aparecido en "La Gaceta de Gobierno" de Lima, el 17 de octubre de 1821: A las 9 del lunes 15 del corriente concurrieron a Palacio los señores Ministros del Estado, el Presidente de la Alta Cámara de Justicia, Ministros, Fiscales, abogados y procuradores; y acompañados de todos ellos, S.E. ( el General San Martín) dio principio a esta acto lleno de humanidad. En consecuencia ordenó que todas las causas concluyeran dentro de los veinte días, desterrando la ferocidad de los abusos, aboliendo toda especie de torturas y mandando que jamás se hiciera uso de los horrendos "infiernillos" en donde se sepultaban, se desesperaban y morían los hombres. En una palabra, S.E., inspirado en el amor a sus semejantes para que se mejorasen las cárceles en beneficio de los desgraciados que en ellas sufren y para que se conviertan, por medio de un trabajo útil y moderado, de hombres inmorales y viciosos en ciudadanos laboriosos y honrados. A la una y media se concluyó este acto".Lo que omitió el cronista de "La Gaceta" fue decir que San Martín era el primer gobernante americano que cumplía con el precepto evangélico:"...estaba preso y vinisteis a verme y consolarme" (San Mateo,25-36). Esta obra de San Martín a favor de los presos es bien coherente con su personalidad, pues si dedicó su vida a liberar naciones, ¿Cómo no iba a preocuparse por los que se hallaban privados de su libertad?


Volver
   Imprimir esta nota Enviar esta nota por email a un amigo


Señal Gaucha - Radio por Internet
  COLABORADORES
  RIFA MILLONARIA
  Libros - Novedades

Presente de Gauchos en Provincia de Buenos Aires
por María Cecilia Pisarello
155 páginas

  Música - Novedades


"LOS ARRIEROS DE SALTA"
Los Arrieros de Salta (Un Canto a Nuestra Tierra)

  Email: correo@confederaciongaucha.com.ar | Contáctenos | Estadísticas Ir Arriba 
 © Copyright 2003-2017 Alejandro Salvatierra  
Optimizado para una resolución de 800x600 píxels utilizando Internet Explorer 5.x y versiones posteriores.
Sitio diseñado por Alejandro Salvatierra
Golem Solutions
Inicio | Noticias | Federaciones | Suscripción | Webmaster | Contáctenos