La Llanura Pampeana
Provincia de Buenos Aires; el sur de Santa Fe, de Cordoba y de San Luis, y el oeste de La Pampa.

"Pampa", en lengua aborigen, significa "llanura sin arboles". La ciudad de Buenos Aires fue el puerto por antonomasia, por cuyos brazos entraron las caudalosas inmigraciones deseosas de habitar el suelo argentino. Hoy es abundante en pueblos y ciudades, en surcos, en praderas y sembrados, en tierras feraces. Ganado vacuno en su mayoria y las mas diversas razas del mundo, tanto europeas como indicas, pastorea en los mas de 700 mil kilometros cuadrados de llanura pampeana, que representa algo asi como el 25 por ciento del territorio continental argentino. El clima es templado y lluvioso con mas de mil milimetros al año, que le ha valido el nombre de "pampa humeda". Es aquí donde aparecen las Estancias señoriales cuyos cascos se perfilan en el paisaje, edificados con estilos definidos y levantadas, las mas nuevas, con arquitecturas europeas al gusto del dueño, en los claros de montes ostentosos y bien parquizados. En un principio, eran minusculos rancherios de adobe levantados por los pioneros. Alli habitan el Estanciero y el Gaucho, los que seguramente cruzaran ese obsesionante limite de los siglos XX y XXI con el mismo orgullo de los fundadores que, con vision, advirtieron nuestros privilegios de productores de alimentos al tiempo que de pais con vocacion de modernidad. El "resero", por ejemplo, le dio a la region una definida identidad campera y tradicional fisonomia. Su existencia andariega ha llegado a ser leyenda, creacion de hombres, testimonio de historiadores e inspiracion de artistas. Son los lares de Martin Fierro, de Santos Vega y de Don Segundo Sombra.

El Gaucho "surero", como tambien se lo nombra, monta caballos criollos o mestizos, fuertes y de buen hueso. Toma mate amargo o dulce. Es el "veterinario"de sus caballos a los que cura y cuida con excelencia sin par. Gusta tomar vino "en bota" y comer el asado "a pulso", esto es, tomando el bocado despues de cortarlo con el cuchillo mientras sostiene el resto de "la presa" sobre un pedazo de galleta. A veces de pie, otras sentado sobre un banquillo o simplemente en cuclillas. El Gaucho bonaerense o "porteño" es el modelo a partir del cual se extendio la idea diversificada de este arquetipo nacional, repitiendose con sus variantes en las otras regiones del pais. Vive "en el campo" y "para el campo", en casas prolijas - a veces de piso de tierra bien apisonado y barrido - blanqueadas y protegidas por buenas arboledas.


El Litoral
Provincia de Entre Ríos; Corrientes, Misiones y una franja del Este de Santa Fé.

La Región del Litoral, de la que fórma parte la llamada Mesopotamia Argentina, encerrada entre los ríos Paraná y Uruguay tiene características pronunciadas y diferenciadas. Centenares de afluentes de estos grandes ríos, cruzan en todas direcciones y le dan marco a su tipismo geográfico. Entre Ríos ofrece el paisaje de sus verdes lomadas o "cuchillas"; los palmares como el de Montiel y el de Colón, son los más extensos. Corrientes ofrece sus vastos esteros y bañados. Misiones, su tierra "colorada" y sus yerbatales. La franja angosta del Este de Santa Fe hasta el rio Carcarañá las mismas condiciones agrestes, con predominio de una tupida vegetación. Una curiosidad: el ombú, tomado como emblema de La Pampa, es originario de la vecina Entre Ríos, desde donde se propagó hacia el Sur llevadas sus semillas por las aguas de las crecientes. A la presencia del lapacho, los sauces, el ñandubay los seibos y el timbó, se une en la selva la del yaguareté, el gato montés, y el puma, como así la de venados y tapires y la de loros y cotorras. El entrerriano exhibe la bizarria de un "tranquilo empaque" sin duda herencia del carácter del inmigrante europeo -franceses, alemanes, rusos- radicado en la zona Los ponchos colorados y sus airosos caballos alazanes -sus mejores "lujos", junto con el ritmo de la "chamarrita"- los distinguen. Tipo de porte recio, sus costumbres son austeras y pausadas; es de verlo, al trotecito, sacando hacienda de las islas o cruzando a caballo un estero o volteando vacunos "a lazo" que arroja con maestria...
El correntino es reconocidoy diferente por su vivaz y alegre parloteo de marcado acento guaraní. El "tuteo" es su forma de hablar. Baila ágilmente el "chamamé", la "polca correntina" o el "valseado", que son las variaciones más conocidas de sus danzas. El "sapucay" es su grito de alegría. La silla de montar es el "cirigote"; usa el rebenque "cola de lagartija", que es de su artesanía; bajo la carona lleva la espadita "coli" o rabona. Se viste con ropa clara, botas marrones y bómbachás anchas; para trabajar envuelve sus piernas en polainas de loneta y calza alpargatas a las que, incluso agrega largas espuelas. Las botas de cuero no son prácticas allí por las permanentes mojaduras. Usa "tirador culero" o cinto-delantal para proteger su cadera y pierna izquierda cuando se le afirma al lazo con un vacuno apretado en la "armada"; más bien que usar el lazo, voltean los vacunos "a la uña". En Misiones el Gaucho se viste de blanco o con colores claros; la blusa muy suelta y el sombrero de ala ancha. Los yerbatales, su flora frondosa y variadísima y pájaros de numerosísimas clases son su ámbito natural La franja santafesina está poblada por gauchos "emparentados" con las costumbres y tipos litoraleños. De allí, del Litoral, es el legendario "menchú", como peón de campo, extremadamente diestro y muy alegre.
Esta zona fue antiguo asentamiento guaranítico, destacándose sus "reducciones" jesuíticas; las ruinas de estas "reducciones" en Misiones fueron declaradas Patrimonio Artístico de la Humanidad. La pesca es una de las atracciones de la región. La comida predilecta del gaucho es el asado de carne vacuna y el exquisito dorado, preciada presa de pesca en el río. Especialmente en Corrientes y en Entre Ríos se toma "tere-ré" hecho con yerba mate y agua fría. La "acordeaona" es el instrumento típico musical para las fiestas. Én otras épocas, el arpista animaba las reuniones.


El Chaco
Provincia del Chaco y de Formosa; el Noreste de Santiago del Estero y el Norte de Santa Fé.

"Chaco" se traduce del quechua "país de cacerías". El espeso monte y los esteros son los lugares donde el Gaucho chaqueño tiene relación directa con la tierra. EI territorio de la provincia del Chaco es, en casi toda su extensión un ambiente boscoso denso y enmarañado. Clima, flora y fauna tienen un particular aspecto salvaje. El trabajo en los quebrachales, ahora raleados por una explotación excesiva, exigen del hombre, el tipico "hachero" una vida de sacrificio. Tierra de espacios inundados, poblados por patos, garzas y flamencos. Formosa adquiere otra configuración; es tierra feraz con muy buena pasturas naturales en sus "abras". El Noreste de Santiago del Estero es un paisaje igualmente agreste. Entre los ríos Dulce y Salado se han cultivado costumbres que fueron recreadas por escritores, poetas y músicos. El Norte de Santa Fé es la continuación de este territorio con mucho espacio llano. Las costumbres de la región son modestas, como el carácter de sus pobladores rurales. El Gaucho tiene su expresión en los trabajadares del campo cultivable y su afición por las destrezas campetas y el aire de su música vernácula. La vestimenta, los usos y costumbres guardan parecidos con los de sus congéneres vecinos. En las zonas de bosques chatos y espinosos de Formosa usan el "guardacalzón" de cuero para su protección y el "guardamontes" para la de su caballo. También por la agresión del monte y de las espinas, usa sombreros "retobados" en cuero.
Piala vacunos de a caballo con tiros certeros, destreza excepcional al no practicar esta actividad de a pie porque generalmente trabaja en suelos anegados. Machete, facón y cuchi lo -en cuya vaina lleva siempre una "chaira" para afilarlos- son a la vez, armas y herramientas de trabajo. "El Impenetrable" extensa zona boscosa que responde aca,badamente a su nombre, es un lugar que por sí solo define a la regióri y hace del poblador una suerte de héroe, "aguantador a cualquier cosa"...


El Centro Norte
Provincia de Córdoba, de las sierras al Norte y Santiago del Estero, exceptuando el Norte Chaqueño.

El paisaje dominante de la provincia de Córdoba, al Norte de las sierras y el de Santiago del Estero, en la zona vecina, es agreste, duro y seco. Córdoba y Santiago del Estero son dos provincias en las que el Gaucho se expresa principalmente en las artesanías y en ciertos caracteres de origen colonial que le han quedado como herencia. En ellos están sus raices. Los Gauchos cordobeses de "traslasierra", montados en mulas o en burros hacen recordar a los baturros, así que ellos no tengan ni idea de que este apelativo tiene su origen en el anriguo Reino de Aragón. Los santiagueños tienen la habilidad innata de las artesanías tejidas o trenzadas en cuero o en lana de oveja o de cabra. De sus manos, de sus tornos y telares salen los mejores y más apreciados lazos y cabestros, bozales, cabezadas y riendas, caronas y cinchas, así como ponchos, matras, alfombras, cubrecamas, fajas... Santiago del Estero es identificable originalmente con el culto que hacen sus nativos de la música, las canciones y el baile de la "chacarera". Tiene importantes y famosos cultores que se le animan a cualquier "aire" musical. Son danzarines por naturaleza. Los cordobeses bailan, en general, las danzas porteñas conociéndose poco de música y bailes originados en la provincia con excepción de la "jota cordobesa", alegre y movida. El turismo serrano y el amplio mercado ciudadano hizo, tanto del cordobés como del santiagueño, un especialista en artesanías. El Gaucho cordobés riene, cuando habla, una tonada de canto muy caracterisrica; el santiagueño es lento y muy "seseoso" al hablar

 

El Noroeste
Provincia de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca; Oeste de Formosa.

El paisaje de esta región tiene el marco imponente de los cerros y las quebradas, con la Puna al noroeste. Los gauchos allí están cerca de la Historia y del aborígen ancestral. Toda la poesía y la prosa norteña tienen el acento de la montaña en cuyas laderas se ven guanacos, vicuñas y llamas. El Noroeste es uno de los polos de la historia del Gaucho. El otro se ubica en la Llanura Pampeana. Entre ambos la provincianía gaucha mantiene la rica esencia de este personaje en lo que denominamos el "ser nacional". Jujuy "la tacita de plata", Salta "la linda", Tucumán "el jardín de la República", Catamarca con sus valles y sus famosas tejedoras de ponchos. El frente oeste de Formosa compone también esta región de quebradas, valles y cerros todos muy boscosos. Música de zamba y tradiciones, donde el lejano acento aborígen tiene sonoridad taciturna en las "quenas", los charangos", los herques", y las "cajas chayeras".
Los Gauchos jujeños dicen de ellos que son "humildes y sencillitos" se los ve en los alrededores de Tilcara, La Quiaca y Pumamarca, mezclados todavia con los collas. Visten preferentemente de blanco y usan el poncho azul con guardas blancas o viceversa "del General Lavalle" y también los muy finos, tejidos en lana de vicuña. Los Gauchos salteños, que hasta en su estampa recrean a su caudillo, el General Güemes, se destacan por la uniformidad de su ropaje y de sus prendas de ensillar. El Gaucho de Salta "de a caballo" es una figura compuesta por el poncho colorado "sangre de toro" con dos listas negras que perpetúan el luto por la muerte de Güemes. Para trabajar en el monte se ponen un amplio y largo sacón que la llaman "coleto", el sombrero de ala ancha y echado hacia atrás como despejando el aire, el guardamonte y el collar de cuero "graneado" en el pescuezo y pecho de su caballo. La forma erguida en que monta se destaca sobre el tranco de su "marchador". Por lo común no usa prendas de plata y es artesano en lo necesario para ensillar, trabajar viajar y pasear sus "lujos". En Tucumán el gaucho tlene su ámbito en las zonas del "parque tucumano" donde se dedica a Ia cría de ganado. Además del guardacalzón, ensilla con guardamonte; su poncho es color vicuña con dos franjas coloradas. Eximios bailarines de zamba, al hablar acentúa las palabras con tonada inconfundible.
Los Gauchos catamarqueños, por la naturaleza de la geografía casi sin árboles, no suelen usar "guardamontes"; sí, en cambio, "guardacalzón'. Además lucen, con algunna frecuencia, vistosas prendas de plata, tanto en su vestimenta como en su apero. La música y el canto de noroeste tienen un tono épico aún en los aires alegres. Guitarras y bombos "legüeros" (llamados así porque su retumbo llega a distancia de leguas) traen evocaciones de las hazañas de la guerra Gaucha, del Exodo Jujeño, del señorial General Belgrano y del Ejército del Norte. El Gaucho formoseño del oeste se asemeja en el noroeste argentino a sus vecinos en las costumbres y tradiciones. En toda esta región se respiran aires de zamba y ecos de tropeles de jinetes entre los pedregales de los cerros.

 

Cuyo
Provincias de La Rioja, San Juan y Mendoza, Norte y Oeste de la provincia de San Luis.

La región cuyana está "prendida" a los contrafuertes de la Cordillera de los Andes. Tiene sus denominaciones de "campos", las zonas más altas y de "llanos", las de menor altura. La distingue la reciedumbre del paisaje y la alegría común y saltarina de la "cueca" y la intención galante de la "tonada". Los Gauchos de esta región son tan "fiesteros" como laboriosos. Les llega de la montaña, bajando a los "llanos", el ronquido del viento "zonda", la inmensidad del espacio en el que vuela el cóndor y las nieves eternas de las cumbres que culminan en el Aconcagua, la montaña más alta del continente americano. En los valles canta el trabajo, las viñas se cosechan con canciones en las hileras, los vinos se añejan en sus bodegas salidos de los trapiches antiguos. No abunda la hacienda vacuna; en cambio, las laderas están pobladas de guanacos, llamas, ñanduces y yeguas "lobas" o salvajes. El apero típico es la "cangalla" con aplicaciones de plata y estribos "capachos", pretal de suela, igual que las riendas, cabezadas, bozal y "cabresto". Una de las destrezas son las "guanaquiadas" en las laderas y valles. Los llamados y famosos "Gauchos de Los Llanos" están en La Rioja, que forma parte del Gran Cuyo. Facundo Quiroga y el "Chacho" Peñaloza son los héroes nativos. Ensillan con preferencia caballos de poca alzada y también mulas y burros. Los retratos de Domingo Faustino Sarmiento: "El Baqueano" y "El Rastreador" corresponden al üpico riojano. Su música preferida es la "chaya".

 

La Patagonia
Sur de Mendoza, Oeste de La Pampa, provincia de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

La Patagonia es una de las regiones que tiene más variadas caracteristicas. En la zona vecina a la región pampeana -Sur de Mendoza de Río Negro y Oeste de La Pampa- y en los valles precordilleranos, con sus ríos y lagos, en los que el "blanco" no lleva mucho más que cien años, se van incorporando rápidamente las expresiones gauchas. Entre sus bellezas naturales, auténticos y significativos "lujos" patagónicos, se levantan al Oeste los altos picos de la montaña entre imponentes glaciares como el Perito Moreno; hacia el Atlántico, el semidesierto de las mesetas, pobladas de ovejas que comen casi solamente "coirón" o pasto fuerte. El pasado conocido empieza en la Patagonia cuando concluyen alli las Campañas del Desierto, con la llegada de las expediciones del General Roca que culminan el 25 de mayo de 1878, en Choele-Choel. Después, el "blanco" avanzaría más al Oeste, hasta lo que hoy es la frontera con Chile. Es tierra de pioneros: de galeses en Chubut y de escoceses en Santa Cruz; también de migraciones internas de todas las provincias, de sacerdotes salesianos... y de constantes vientos y nieves... Tierra de "guapos"... Son típicas en la abrigada vestimenta del Gaucho las "pierneras" de chivo o de puma; son famosos los esquiladores.
Estos Gauchos han ido apareciendo con usos y costumbres llegadas de todas partes de la Argentina. El "ovejero", poblador típico del extremo Sur patagónico, se ayuda siempre con una pareja de perros adiestrados para cuidar y arrear las majadas de miles de ovejas a cuyo conjunto llaman piños".
En la zona del Norte y del Oeste de esta región, en los valles cordilleranos, hay rodeos numerosos de vacunos, en general de raza Hereford, que se adapta mejor por su origen escocés; el territorio de Escocia es parecido al de estos valles. Las artesanías están influidas por las habilidades de los "mapuches" y "pampas", araucanos al fin, y por las necesidades creadas por el clima. El ropaje del Gaucho de la Patagonia es el elemento que mejor define el regionalismo.
En Santa Cruz usan tricotas gruesas, a veces dos, tres o más, superpuestas para contrarrestar el frío; también es de uso contemporáneo cubrirse con mantas de guanaco con la lana para adentro, a la antigua usanza tehuelche. En vez de sombreros, usan boinas, en general tejidas y de muchos colores, como en las comarcas de origen de sus ancestros. Los fuertes vientos hacen poco prácticas las ropas acostumbradas en otras latitudes. En Tierra del Fuego usan los gruesos "ponchos de Castilla", prendidos con botones en la boca y amplio cuello que suelen usar levantado. Montan caballos criollos y ensillan al estilo de los gauchos de la llanura. Los santacruceños son además, eximios boleadores de avestruces - "oiues" en tehuelche - y de guanacos. Anualmente en el mes de febrero, se reúnen en el "Güent Aike" -"lugar de encuentro" en tehuelchepara jornadas de cacería de avestruces a la usanza aborigen. Los Gauchos patagónicos están en la búsqueda de su música típica. Mientras se produce la composición regional, en las fiestas cantan bailan con los aires que les llegan de sus vecinos pampeanos y, además, el "chamamé", que ha llegado allí llevado por las "comparsas" de esquiladores, la mayor parte correntinos. El llamado "loncohué" pudo haber sido una danza ritual mapuche. La belleza del paisaje patagónico es imponente. La agreste inmensidad de sus mesetas le da ese aspecto rudo, desolado pero atrayente . La flora escasa y su oficio de "ovejeros", crean en el poblador un sufrido estilo de vida La Patagonia, por décadas postergada, luego del período de gran prosperidad del negocio lanero, está siendo nuevamente impulsada, por empresarios que llegan con sus industrias y sus "capitales de riesgo". El petróleo ha sido palanca de su desarrollo, sobre todo en Neuquén, en Chubut y en Santa Cruz.