Quiénes somos Federaciones Noticias Buscador Revista LOS GAUCHOS Radio Señal Gaucha Contáctenos Webmaster
Búsqueda avanzada Agregar a Favoritos Hacer página de inicio  
   Inicio
   Radio Señal Gaucha
   Quiénes somos
   Presencias y Logros
   Federaciones
   El Gaucho
   Regiones Gauchas
   Comidas Típicas
   Humor
   Caballos
   Libros
   Música
   Artesanías
   Gauchadas
   Calendario
   Fotos
   Postales Gauchas
   Glosario
   Agradecimientos
   Correo del Lector
    Contáctenos



 
Argentina, 22 de Mayo del 2009  

Expedición “Qhapaq Ñan 2009” - Segunda Parte 
Tiempo de lectura: 4' 20 | 2619 lecturas.
  Foto
+ Ampliar imagen

  Fotos Relacionadas
 Petroglifo Petroglifo...
Ampliar
 Pintura rupestre Pintura rupestre...
Ampliar
 Pintura rupestre del lugar Pintura rupestre del lugar...
Ampliar
 Pintura Pintura ...
Ampliar

Rumbo al Sur por el Camino del Inca

Desde Calahoyo partimos el día 17 de Febrero último, contando con cinco animales de silla, tres de carga y un caballo con funciones de “madrino”.
Siguiendo siempre hacia el Sur –hostigados todas las noches por intensas lluvias- alojamos a lo largo de nuestras jornadas en Carhuasi, Queta, el tambo de Puerta Capilla, Casabindo, Riconadillas y en el nuevo poblado de Tres Pozos, cuyos habitantes, todos indígenas, prosperan gracias a la explotación de la sal del vecino salar. Desde Tres
Pozos, el jueves 26 de febrero encaramos la travesía de las Salinas Grandes, que conforman una inmensa llanura de sal, a la sazón cubierta en partes por el agua de las lluvia diarias.
Después de acampar en Ojos de Huancar junto a una naciente de aguas dulces, encaramos una alta serranía donde debía existir el tambo llamado “Moreno el Chico”. En su búsqueda deambulamos entre ásperas quebradas durante dos días, pero sin suerte. ¿O tal vez el tambillo ubicado a 4.033 metros s.m., donde hicimos noche el 28 de Febrero, es el tan mentado “Moreno el Chico”?

Días después -miércoles 4 de Marzo- trepamos hasta el abra de Ingañán3, a 4.450 metros de altura, donde nuestros amigos Domingo Álvarez y Antón Piñél descubrieron sobre una baja cumbre cercana algunos trozos de dos pequeños ceramios enterrados ahí como ofrenda, junto con lanitas y hojas de coca.
Desde el abra de Ingañán, (caracterizada por dos apachetas de piedras blancas, entre las cuales observamos algunas ofrendas actuales), el camino desciende zigzagueando, con una inclinación constante de unos 15 grados, hacia el tambo de Las Capillas, para desde allí proseguir hasta las espectaculares ruinas del gran tambo incaico ubicado sobre una loma en los Potreros de Payogasta (Salta).
En la moderna villa de Payogasta permanecimos dos días completos, atendidos con suma solicitud por la familia de los hermanos Cruz. Fue también en esta villa donde Antón Piñél y Eric Nordenstahl tuvieron que regresar a sus respectivos hogares por razones de trabajo, el primero al País Vasco, y el segundo a Buenos Aires.
La distancia de 130 kilómetros que separa Payogasta de la inmensa estancia Pukará, ubicada al Sur de Angastaco (Salta), la transitamos en un camión alquilado al efecto, con todos nuestros animales y pertrechos. Dos días después alcanzamos la hermosa aldea de Río Grande, que se encuentra a la vera del torrentoso río homónimo. Desde allí trepamos hasta el alto portezuelo de Cinco Cruces, a 4.620 metros de altura, para bajar a continuación hasta la aldea de Ovejería, ya en provincia de Catamarca, que alcanzamos a última hora del día 13 de marzo.

Por causas desconocidas, tal vez envenenados por la ingesta de alguna planta tóxica, en Ovejería perdimos tres mulares y el caballo llamado “Escorpión”, que era un animalito de paso recién amansado y enriendado. Fue un duro golpe para nuestros planes.
Con los cinco animales sobrevivientes, pero maltrechos, alcanzamos el poblado de San Antonio del Cajón, ubicado a 3.000 metros junto al río Santa María.
Llamas, vegas y centenarios cardones, caracterizan ese hermoso valle que fue asiento de antiguas civilizaciones indígenas, a juzgar por las muchas ruinas allí existentes.

En San Antonio nos encontramos con nuestro amigo el ing. Cesar Volpini; con el fecundo escritor sanjuanino Carlos Buscemi; con familiares y amigos, quienes conforme a lo prometido, concurrieron para prestarnos un trascendente apoyo logístico. También por razones de trabajo, en San Antonio tuvo que abandonarnos el conocido andinista, explorador y excelente amigo, Domingo Álvarez, quien durante nuestra patriada se desempeñó como jefe de expedición. Así quedamos Guillermo Valdivia Plaza -el baqueano- y yo para concluir el trayecto hasta Malimán de Abajo, en el Dep. Iglesia (San Juan), con cuatro mulas y el caballo sillero de Álvarez.

El lluvioso día del 20 de Marzo nos sorprendió sobre la traza del QHAPAQ ÑAN que cruza de Este a Oeste la alta cordillera de Famatina. A lo largo de esa difícil travesía, el Camino Inca es bien visible, pero está muy deteriorado por el paso de los siglos. En Coyapotrero por ejemplo, presenta un ancho medio de 3 a 4 metros, pero solo es visible gracias a las dos hileras de gruesas piedras que lo delimitan. Más arriba casi desaparece hasta alcanzar el portezuelo del Tocino (4.326 m. s.m.) y recién vuelve a ser visible a lo largo del peligroso descenso hasta las ruinas conocidas con el nombre de “Tambillo”, sobre la faz occidental de los nevados de Famatina. Ahí el Camino supera un desnivel de 1.200 metros; baja por laderas y roquedales muy abruptos; zigzaguea en los tramos de mayor pendiente donde se observan varios muros de sostén ensamblados con piedras en seco y donde presenta un ancho máximo de 1,40 metros y una pendiente muy pronunciada, que en su parte superior se aproxima y hasta supera los 30 grados.
Unos 200 metros alejado de “Tambillo”, escurre el caudaloso arroyo de Los Tambillos, que se insume unos pocos kilómetros aguas abajo, hasta quedar su cauce seco.

El 24 de Marzo alcanzamos la villa de Vinchina, donde descansamos un día, agasajados con toda clase de atenciones por sus habitantes.

En Jagüe hicimos noche en el puesto de los guardaparque de la reserva “Laguna Brava”, donde con mi amigo y baqueano don Cirilo Urriche (hoy a cargo de la reserva), nos entretuvimos recordando viejos tiempos.

El 28 de Marzo cruzamos el portezuelo del Leoncito (4.036 m. s.m.), para descender hacia las salinas homónimas ubicadas al centro de un páramo estéril, sin vegetación ni agua potable en centenares de kilómetros cuadrados; desde las dos salinas atravesamos una desolada pampa color gris pizarra, cubierta de guijarros oscuros, brillantes, donde no existe una hebra de pasto. Esa noche tuvimos que acampar en una quebradita estéril, sin agua para los mulares y sin sospechar que el río Blanco4 estaba a solo media hora de marcha de nuestro alojo.
El 30 de Marzo alcanzamos el poco conocido tambo de “Los Sapitos”, ubicado a 3.123 metros sobre el nivel del mar, en la confluencia del río Santa Rosa con el Blanco. Las ruinas de este importante tambo incaico se conservan en regulares condiciones: sus complejos habitacionales poseen muros de piedras asentadas con mortero de barro, donde quedan todavía parches del revoque original, también de barro.

A causa de las dificultades que el río Blanco presentaba aguas abajo del tambo “Los Sapitos”, nos vimos forzados a remontar un breve tramo del río Santa Rosa, desde donde pasamos a la quebrada de la vega de la Leona, subimos hasta los llanos del Batidero y por último, al oscurecer, alcanzamos el nuevo refugio de Parques Nacionales ubicado en Agua del Godo a 3.375 m. s.m.
Durante la dura jornada (fueron diez horas de marcha), contamos 244 vicuñas, ningún guanaco, un solo ñandú, ningún zorro, ningún cóndor y muy pocas aves canoras. Me llamó la atención la presencia de tan escasa fauna autóctona, donde antaño los guanacos deambulaban por centenares y las vicuñas eran mucho más numerosas. No intentaré ensayar una respuesta a tan preocupante fenómeno natural, por cuanto el mismo exige una investigación de largo aliento. Referente a los cóndores, a pesar de que durante nuestra jornada no vimos ninguno, los mismos existen. En efecto, junto a las aguas del río Santa Rosa encontramos esa misma mañana un ternero de escasos días de edad, muerto por los cóndores, al que esas aves le habían exportado la lengua y las vísceras, extraídas estas últimas desde el ano por donde habían abierto un boquete perfectamente circular de unas 4 pulgadas de diámetro. El resto del animal estaba intacto.
Ahora bien, a quienes afirman que los cóndores y los buitres son carroñeros y por tanto no cazan animales vivos, diré que yo mismo vi cóndores en una vega de los nevados de Chuscha (Catamarca), cazar un ternero vivo, y en los Médanos Grandes (San Juan) vi como una bandada de buitres cazó un cabrito recién nacido y como perseguían a la vez la madre en formación compacta, semejantes a una caterva de negros diablos.

El 1º de Abril hicimos noche en la conocida tambería de Alcaparrosa, para alcanzar al día siguiente el paraje del Chinguillo, que nuestro antiguo amigo don Juan Solar ha transformado con años de duro trabajo en el más adelantado y hermoso sitio de todas nuestras cordilleras.
Olvidaba apuntar que una hora antes de alcanzar el Chinguillo, cayó extenuado el caballo que nos quedaba, por cuya razón nos vimos forzados a dejarlo en el mismo sitio. Hace pocos días Juan Solar me comunicó, a través de la red de comunicaciones de la Gobernación, que nuestro “Pampero” se está recuperando.
La expedición a lomo de mula concluyó en Malimán de Abajo en casa de don Teodoro Marinero, el día jueves 2 de Abril de este año de 2009, cordero al horno y buen vino por medio, contando solo cuatro mulas de los nueve animales con que iniciamos el viaje.

Comentario final

Para concluir la expedición nos falta todavía recorrer el tramo muy conocido del QHAPAQ ÑAN que une el Dep. Iglesia (San Juan) con la zona de Puente del Inca en Mendoza. Este último tramo lo transitaremos en un vehículo 4x4 a finales del presente mes de mayo, de permitirlo el buen Dios.
Calculamos en 1.200 los kilómetros recorridos a lomo de mula por la expedición de A.MU.PRI., de los cuales solo unos 200 conservan visible el antiguo camino incaico. 450 kilómetros los recorrimos en camión, en dos etapas.
A lo largo de nuestra larga cabalgata encontramos gente muy hospitalaria, otra indiferente, hasta agresiva. Algunas personas nos dispensaron toda clase de ayuda y de atenciones; otras nos acusaron de ser contrabandistas, traficantes de droga, de transportar oro, hasta de ser cuatreros. Muchos nos abrieron las puertas de su casa de par en par, otros nos echaron como a indeseables... Tiradas las sumas, los “buenos” justificaron por lejos la desabridez de los “malos”.
En cuanto a los medios para la orientación, utilizamos con pleno suceso mapas del I.G.M. a escala 1:200.000, brújula y un G.P.S.
En ningún caso solicitamos los servicios de un guía.

3Ingañán: literalmente Inca-Camino. Por esta abra pasa, muy bien conservado, el tramo del Camino del Inca aún hoy en uso por los pobladores locales, que une la localidad de Alfarcito con el famoso tambo de los Potreros de Payogasta.
4Río Blanco: En San Juan existen varios ríos con este nombre. El río Blanco al que me refiero limita a oriente, la reserva “San Guillermo”. Nace a los pies del macizo del Potro, desciende con rumbo Este, Sur y Suroeste hasta su unión con el río de La Palca. En adelante ambos ríos conforman el río Jáchal.

Autor: Anotnio Beorchia Nigris
Expedicionario, escritor, integrante de la Sria. de Cultura de la CGA.

Confederación Gaucha Argentina


Volver
   Imprimir esta nota Enviar esta nota por email a un amigo


Señal Gaucha - Radio por Internet
  COLABORADORES
  Libros - Novedades

Presente de Gauchos en Provincia de Buenos Aires
por María Cecilia Pisarello
155 páginas

  Música - Novedades


"LOS ARRIEROS DE SALTA"
Los Arrieros de Salta (Un Canto a Nuestra Tierra)

  Email: correo@confederaciongaucha.com.ar | Contáctenos | Estadísticas Ir Arriba 
 © Copyright 2003-2017 Alejandro Salvatierra  
Optimizado para una resolución de 800x600 píxels utilizando Internet Explorer 5.x y versiones posteriores.
Sitio diseñado por Alejandro Salvatierra
Golem Solutions
Inicio | Noticias | Federaciones | Suscripción | Webmaster | Contáctenos
contador de visitas