Quiénes somos Federaciones Noticias Buscador Revista LOS GAUCHOS Radio Señal Gaucha Contáctenos Webmaster
Búsqueda avanzada Agregar a Favoritos Hacer página de inicio  
   Inicio
   Radio Señal Gaucha
   Quiénes somos
   Presencias y Logros
   Federaciones
   El Gaucho
   Regiones Gauchas
   Comidas Típicas
   Humor
   Caballos
   Libros
   Música
   Artesanías
   Gauchadas
   Calendario
   Fotos
   Postales Gauchas
   Glosario
   Agradecimientos
   Correo del Lector
    Contáctenos



 
Argentina, 23 de Julio del 2015  

“El Endemoniao”, un zorro que hacía de las suyas 
Sabía como esquivar las balas y los feroces perros en los pagos de Castex
Tiempo de lectura: | 739 lecturas.
  Foto
+ Ampliar imagen

Alazán como casi todos, la cola casi blanca y algo más de “escarcha” en el encuentro. Solo que su imagen se agigantaba y tenía mas alzada que los de su raza. La cocinera del campo conto que lo vio de cerca, que su cara era perfecta, ojos vivos y asico afilao, “es tan lindo que se parece a Beban (Rodolfo)” dijo Sara, la cocinera de la peonada, refiriéndose al actor que por la televisión salía por los pagos de Castex.

“¡Es tan vivo que casi no se deja ver y el día que le tire con el doce, hasta esquivo las balas. Yo creo que es el demonio echo animal!”, conto temblando Faustino Pérez, quien de alguna manera confirmo porque a ese zorro lo llamaban “El Endemoniao”.

Las pocas veces que se mostraba lo hacía de lejos, en la cima de algún médano, pero tenía esa manía, valla a saber a qué hora de pasar por el gallinero como si fuera un juego y después de burlar ese “feudo “de Sara, hacer un daño en la huerta y echarse a dormir en la sombra de los tamariscos, esos que siempre están en la pampa y que rodeaban el corral del mancarrón nochero. Total, el caballo viejo “ya no decía nada”.

Solo dejaba su figura dibujada de la echada en la arena y algunas pisoteadas de las lentas y la de la disparada cuando a él se le antojaba. A, si, “El Endemoniao” tenía tantas mentas que hablaban el, como si fuera un humano, como si fuese un ángel. Finalmente, Lucifer, también fue un Ángel.

No había libre, culebra o vicho que se le escapara. Solía desgarronar corderos y hasta se metía con los furiosos teros, haciéndose un festín de huevos. Imparable, incomparable, sin duda el más astuto, altivo, malo y atrevido entre todas sus pares. Si, el mismísimo demonio.

Una vez el viejo Gutiérrez peón, recorredor, lo avisto, se le animo y lo corrió de acaballo. No sé cómo, pero logro detenerlo bajo el estribo y le bajo con furia el cabo de la guacha. El rebenque ancho quedo entreverado ene le pasto puna y “El Endemoniao” desapareció como si se hubiera entregado al fondo de la tierra al mismísimo infierno.

Enojado, el sobrino del viejo salió con todos los perros a buscarlo. Entre cuscos, un ovejero y algún galgo lo siguieron más de un día hasta que su jauría pego el ladrido y se echo a alas corridas.

Mas tarde el sobrino encontró a los cuscos enojados, al abejero agotado y al galgo enredado en un alambre que, junto con unas maderitas había sido trampa y refugio para el zorro. ¿Y al zorro? Se lo abría llevado el mismísimo demonio.

Bueno, al fin fueron a buscar al patrón, quien de oídas ya sabía lo mal que acontecía en su campo y rezongaba ante lo “incapaz” de la peonada. Saco sus dos perros el guinche, la carabina y una escopeta, justo en una siesta en la que nadie durmió y cuando el zorro andaba a las escondidas por el casco.

Los rodttweler de pura raza lo avistaron y se abalanzaron. Uno erro el tarascón al cuarto trasero y el otro fue engatusado por “El Endemoniao” y quedo descogotado de un cabezazo contra un poste el otro volvió de infeliz porque esta vez paso de largo y entre tintas y disparos el zorro ensayo un ballet, que, como el Cisne Negro lo llevo a desapareceré.

Hoy en la estancia cierran la puerta del almacén y de las piezas también. Igualmente, del zorro no saben nada más. Prefieren no saberlo, no vaya a hacer que en una de esas tardes su figura se dibuje en la arena bajo los tamariscos, esas plantas que siempre están, protegiéndolo todo, incluso, valla a saber… ¡A mismísimo Endemoniao!

"Gentileza:Diario La Nación, Sección Rincon Gaucho.- Edición y titulado:Mariano Wüllich -Srio Prensa CGA"


Volver
   Imprimir esta nota Enviar esta nota por email a un amigo


Señal Gaucha - Radio por Internet
  COLABORADORES
  Libros - Novedades

Presente de Gauchos en Provincia de Buenos Aires
por María Cecilia Pisarello
155 páginas

  Música - Novedades


"LOS ARRIEROS DE SALTA"
Los Arrieros de Salta (Un Canto a Nuestra Tierra)

  Email: correo@confederaciongaucha.com.ar | Contáctenos | Estadísticas Ir Arriba 
 © Copyright 2003-2017 Alejandro Salvatierra  
Optimizado para una resolución de 800x600 píxels utilizando Internet Explorer 5.x y versiones posteriores.
Sitio diseñado por Alejandro Salvatierra
Golem Solutions
Inicio | Noticias | Federaciones | Suscripción | Webmaster | Contáctenos
contador de visitas