Quiénes somos Federaciones Noticias Buscador Revista LOS GAUCHOS Radio Señal Gaucha Contáctenos Webmaster
Búsqueda avanzada Agregar a Favoritos Hacer página de inicio  
   Inicio
   Radio Señal Gaucha
   Quiénes somos
   Presencias y Logros
   Federaciones
   El Gaucho
   Regiones Gauchas
   Comidas Típicas
   Humor
   Caballos
   Libros
   Música
   Artesanías
   Gauchadas
   Calendario
   Fotos
   Postales Gauchas
   Glosario
   Agradecimientos
   Correo del Lector
    Contáctenos



 
Argentina, 04 de Marzo del 2008  

De cómo amansar un caballo - 2º Parte 
Tiempo de lectura: 4' 10" | 4990 lecturas.
  Foto
+ Ampliar imagen

  Fotos Relacionadas
 
Ampliar

Un caballo bien arreglado para un jinete árabe, debe ejecutar con destreza, lo siguiente:

EL FEUZZÁ A.—Arrancar sobre parado. EL KYAMA.—La entrada de pies, al lanzarlo de carrera contra un muro.
EL LOTEMA.—La revuelta, volver bruscamente a las dos manos, cuando el jinete ha disparado su fusil.
EL DEYERI. —La carrera que se ejecuta rápidamente en distancias cortas i sobre terreno plano, muchas veces se ejercita la emulación, cotejando con otro caballo reconocidamente bueno.
EL TENEQUIZE.—El salto de obstáculos, aunque los árabes dan una importancia relativa a estas proezas, sin embargo desean que su caballo salte las piedras, zanjas u otros obstáculos que encuentre en su carrera i que sobretodo pueda trepar las pendientes mas escarpadas.
LA NECHACHA.—La defensa, enseñando al caballo precipitarse contra el enemigo, trepándose sobre el caballo del contrario para moderlo como también o su jinete.
EL ENTRABE.—El caracoleo, en que el animal camina parado sobre sus patas.
EILGEZETEÁA.--EI corcovo que hace el caballo sobre sus cuatro remos, mientras su jinete lanza al aire el fusil que recoje con habilidad,
EL BERRAKA.—El arrodillarse.
«El sistema educativo de los árabes para sus caballos, puede reasumirse diciendo que se basa en reducir a la mayor miseria al potron hasta los tres años, para cuidarlo minuciosamente después; de esta manera, el caballo que ha pasado por tales pruebas, tiene que ser de una resistencia incuestionable. Un trabajo sostenido en el principal período de crecimiento, fortifica según ellos, los pulmones i los músculos, como asegura, también, la firmeza de las articulaciones. Las reconocidas cualidades de los caballos árabes en jeneral, en todos sus tipos, son debidas únicamente a los cuidados de su crianza i a la clase de educación que han contribuido desde remotísimos tiempos, a formar los modelos mas completos de corceles aptos para la guerra o las paradas». (P. Diffloth.— «Races Chevaline», 1908). Los árabes están tan convencidos de la influencia de la jimnástica sobre el motor caballo, que la consideran absolutamente indispensable como lo demuestra el hecho siguiente:
Abd-el-Kader cuando le envió de regalo a Napoleón III, el famoso potro árabe «Emir», el mejor tipo puro que ha llegado a Francia, le escribió una carta en la que le decia: «Te mando el mas puro, el mas hermoso i el mas valiente caballo que he tenido en mi vida, se llama «Emir». Si quieres conservarlo en buena salud, i sobre todo si lo empleas para perpetuar su raza, hazlo casar la Gacela a lo menos dos veces por semana.» Esta recomendación, como se vé, es la mejor lección zootécnica que ha podido darse, desde aquellos tiempos.

El caballo Jermánico o del Occidente

La historia de la invasión de los pueblos bárbaros, de Europa, no nos proporciona suficientes datos, para seguir el cambio de las características en los tipos caballares, consecuencias obligadas de estas sucesivas dominaciones i conquistas efectuadas por pueblos tan heterojéneos, que todos usaban del caballo como medio principal de trasporte, ya sea bajo la forma de montura o de motor de tiro. El tipo jeneral de estas razas caballares, era bien diferente, al que acabamos de estudiar en las variedades asiáticas u orientales, bien lo demuestran, las pinturas i grabados de la época, como también, ciertos monumentos históricos. El estudio de estos tipos, puede hacerse sin embargo en aquellos paises o rejiones, que fueron ocupados por estos pueblos antes de su estensión por Europa, donde seguramente han dejado en la población caballar respectiva, algún rastro seguro, que ha servido de punto de partida a la descripción que han hecho hípologos i autores competentes.
En efecto, el estudio de la población caballar antigua de Rusia, el pais mas rico en razas caballares del mundo i sobre todo las rejiones, que ocuparon los pueblos bárbaros, ántes de invadir a la Europa, nos servirá para apreciar la influencia que tuvo la invasión jermánica en España, sobre las características del caballo español, antecesor del nuestro.

En el suroeste de Rusia sobre las costas bálticas, patria que fué de los Godos, Eslavos, Vándalos i Suevos, existe una provincia, «Estonia», rejion poseedora de un tipo de caballo cuyos caracteres guardan mucha semejanza con algunos que tiene el español. Caracteres que no pertenecen, ni al caballo Berberisco o Africano antiguo, ni tampoco a los tipos europeos, que han influido en su formación. Estos caracteres los observaremos comunmente, cntre los individuos de nuestra población caballar criolla americana i necesariamente tiene que haber pertenecido a sus estos remotos antecesores.
En Suecia, la época histórica, comienza con las invasiones de las tribus jermánicas, siendo los primeros ocupantes los godos, que como hemos dicho, dieron su nombre a la parte sur del país i después vinieron los Suevos. Frente a la Suecia, (Estocolmo) sobre las costas occidentales de la Rusia, se encuentran dos islas, llamadas Dago i Essel, que pertenecen a la provincia rusa báltica, llamada Estonia, que junto con otras tres, Levonia, Courlanda i Koyno, deslindan con la Rusia.
Los caballos de Estonia, son mui apreciados bajo el nombre de potros «Kleppers», i sus características son: cabeza relativamente pequeña i seca, frente ancha, ojos vivos, cuello grueso en su base, grupa ancha i caída, miembros secos con tendones salientes, cuartillas cortas i cascos sólidos. La cola i la tusa mui gruesas. El pelo más común es el bayo, el rosillo, el alazán, etc. Los «KIepper», mas grandes, alcanzan una talla de 1,50 m i los chicos, oscilan entre 1,35 i 1,40 m. Encuéntranse, entre éstos bonitos animales de trabajo, excelentes trotadores.
Los caballos Filandeses vecinos inmediatos, llamados también «Finkas», tienen estrecho parentesco con los «Kleppers», pues se les cree orijinarios de la Suecia, siendo sus aptitudes las mismas que las anteriores, su talla varia entré 1,42 i 1,53 m, con un cuerpo reforzado, un poco carnudos, tienen la cabeza gruesa i lijeramente acarnerada, el cuello corto i redondo, mui dispuesto a engrosarse demasiado por la gordura, buena caja, con lomo sostenido, grupa ancha i algo caida. Los crines de la cola gruesos, tusa ancha i jeneralmente de color claro.


Volver
   Imprimir esta nota Enviar esta nota por email a un amigo


Señal Gaucha - Radio por Internet
  COLABORADORES
  Libros - Novedades

Presente de Gauchos en Provincia de Buenos Aires
por María Cecilia Pisarello
155 páginas

  Música - Novedades


"LOS ARRIEROS DE SALTA"
Los Arrieros de Salta (Un Canto a Nuestra Tierra)

  Email: correo@confederaciongaucha.com.ar | Contáctenos | Estadísticas Ir Arriba 
 © Copyright 2003-2017 Alejandro Salvatierra  
Optimizado para una resolución de 800x600 píxels utilizando Internet Explorer 5.x y versiones posteriores.
Sitio diseñado por Alejandro Salvatierra
Golem Solutions
Inicio | Noticias | Federaciones | Suscripción | Webmaster | Contáctenos
contador de visitas